Os velhos do Restelo

¿Ve al Atlético de Madrid de Simeone? Me cuesta. Valoro mucho lo de Simeone, aunque no comparta nada con él. Simeone tiene un estilo muy diferente al mío, pero es un pibe laburador, que respeta su profesión. Después, por ahí dice cosas que para mí escapan a la prudencia, como eso de “el esfuerzo no se negocia”. Me parece una frase hecha. ¿Cuál es el esfuerzo de Romario: ir a sacarles la pelota a los centrales? Pero sin dudas valoro su convicción, su equipo juega sobre una idea clara. Ahora, si me preguntás, yo quiero tener la pelota. Cuando jugaba, si pasaban 15 minutos y no tocaba la pelota, salía corriendo a pedírsela al arquero, porque sentía que todos se estaban riendo de mí.
¿Cuál es la importancia del entrenador? Es clave en el mejoramiento y la corrección de los futbolistas; después, todos los entrenadores trabajan más o menos parecido. Esto es como una tropa comando: si vos no les enseñás a tirar con pistola y con fusil, la estrategia te la metés en el culo. Si vos tenés un soldado que tira pistola con las dos manos, sabe con el fusil, maneja aviones y tanques, listo, tenés a Messi, entonces ahí podés empezar a hablar de estrategia. Hay verdades absolutas en el fútbol y hay mentiras recontra evidentes, como decía Vazquez Montalbán. Por ejemplo: en el fútbol, la pelota no se lleva, se pasa. Ese un punto de partida. Un tipo lleva la pelota 20 metros y se la da a otro que tiene al lado, ¿para qué carajo? Ahí nace la calidad del entrenador, en el mejoramiento, desde su convicción y conocimiento, de las individualidades. Y recién después de eso trabajar sobre las ideas que tiene de juego.
¿La tenencia es clave para usted? Lo que ocurre es que no hay que tomar a la tenencia de la pelota como una estrategia. ¡No se puede ser tan burro de decir eso! La tenencia de la pelota no es ninguna estrategia, es una necesidad, porque la pelota es la que no te deja perder, la que te hace ganar. Antes de perderla, hagamos 7 toques, o 10, o 20; ahora, si después de hacer 50 toques se la damos al arquero para que tire un pelotazo al medio, entonces los 50 toques fueron al pedo.
Dígame otro de sus postulados futboleros. Para mí, el fútbol tiene 4 acciones (desenfunda sus dedos largos de la mano izquierda y se los empieza a agarrar con la mano derechea, son proporcionalmente largos a su altura): defensa, recuperación, gestación y definición. Cuatro acciones. Dos de esas acciones tienen mucha dependencia individual. O sea: los goleadores y los defensores de área chica, que hay muy pocos de ambos. Después, al tocar estamos gestando, para eso se toca, no para luego tirar un pelotazo, ni para tocar por tocar…
¿Cree que el Madrid de Ancelotti puede ser la última revolución en el fútbol? Sí. Mire, yo digo que los entrenadores más famosos del mundo fueron siempre muy importantes al construir la plantilla. Carlo es el único que acepta lo que le dan. Fue así en el Milán, en el Chelsea, en el PSG… Él siempre está satisfecho con lo que le dan. En el Milán una vez pidió un defensa y le trajeron a Rivaldo. Me llamó: “Arrigo, ¿qué debo hacer?”. Yo le dije: “Pon a Rivaldo en la defensa” (risas).
Se adapta a la entidad. Y es el mejor en salir fuera y dar como buena una situación que no quería. Es fantástico en eso. Los grandes, Guardiola o Mourinho, tienen un perfil distinto. Él es el mejor en sacar el máximo de cualquier situación. Y ahora está contento con todos, con James… ¡Con todos!
¿Tiene este Madrid ingredientes para marcar una época? Creo que sí, pero cuidado con el Bayern. Está creciendo muchísimo. Tiene una gran capacidad de agresión como colectivo, de garra, de ponerse los once al servicio del equipo en la fase de no posesión. Y te mata aunque no tenga la calidad del Madrid. Vi el partido del Bayern con la Roma y me parecía estar viendo el Alemania-Brasil.
Tras el Ajax, ¿cuál fue la aportación de Sacchi? Pensé que había que aprovechar a los once jugadores. ¡A los once! Que se movieran juntos. Creamos la sinergia. Esa es la diferencia entre un deporte individual y uno de equipo. Los éxitos parten de estar juntos, de achicar los espacios. Y de ser veloz. ¡En mi Milán sólo había dos o tres jugadores capaces de regatear! Pero nos movíamos juntos, había menos cansancio… Estábamos cerca y la técnica era más sencilla. Es más fácil pasar a diez metros que a cincuenta. Siempre había once jugadores cerca, en posición activa. Pensábamos que había un hilo que nos juntaba a todos. Era el fútbol del futuro.
¿Y qué aportó Guardiola? España siempre tuvo bien la pelota. La vida cambió para vosotros cuando empezasteis a jugar como un equipo, no individualmente. Cuando empezasteis a presionar. Nunca se había hecho y Guardiola lo hizo. Cuando mi Milán jugó ante el Madrid y le ganó 5-0 éramos un bloque contra algunos jugadores sueltos. ¡Les dejamos 16 veces en fuera de juego! Y si el Madrid ahora hace eso, si se junta, será la siguiente revolución en el fútbol tras los más grandes.
¿Cuál será la aportación de Ancelotti, entonces? Va a mejorar la evolución. Antes se hacía todo en cinco segundos; ahora hay que hacerlo en dos. Piense en la Fórmula 1. Piense en meter un coche de hace cincuenta años en una carrera de hoy. El fútbol es igual. Del Madrid de Ancelotti me gusta todo. Ataca de varios modos distintos. Sólo veo un problema, que a veces no están muy juntos. Es básico. Le pongo un ejemplo: hace 2.000 años con pocos soldados los romanos derrotaron a los galos en la Galia, que eran muchos, con la táctica del sistema de testudo o tortuga (se apiñaban avanzando protegidos por los escudos), y fue porque estaban muy juntos. Eso es todo también en el fútbol, es básico…
A primeira parte aqui.
Paolo Maldini
Sobre Paolo Maldini 2359 artigos
Criador do Lateral Esquerdo, é também professor no Estádio Universitário de Lisboa. Treinador de futebol, tendo almejado diversos titulos nacionais. Experiência como coordenador de futebol formação e palestrante em diversas Faculdades de Desporto. Autor do livro "Construir uma equipa campeã" da editora PrimeBooks.

Seja o primeiro a comentar

Deixe uma resposta

O seu endereço de email não será publicado.


*